«Una justicia lenta no es justicia, es una negación de los derechos de la comunidad»

14 Años pasaron ya de la denuncia inicial por contaminación del Área Industrial Municipal de Chajarí ante la Secretaría de Ambiente de la provincia de Entre Ríos y 4 años aproximadamente desde la denuncia ante la justicia Federal.

Tan importante denuncia merecería un tratamiento express, ante la evidente y comprobada contaminación de cursos de agua (arroyo Las Alpargatas, Arroyo Mandisoví y Lago de Salto Grande -Río Uruguay-) en la provincia de Entre Ríos.

Los vecinos de Colonia Belgrano, en la localidad de Chajarí, manifiestan decepción ante el manoseo y la lentitud de la justicia, luego de 14 años en veremos. Es evidente que las situaciones que molestan a algunos o comprometen la libertad de otros, o que van en contra de todos los ciudadanos, como la creación de nuevos impuestos, movimientos de jueces, etc, tienen una agilidad inusitada que no se repite cuando la gente común se compromete.

Así está el arroyo Las Alpargatas

Arroyo Las Alpargatas en la propiedad del denunciante, Néstor Marsilli
Constitución Nacional
Artículo 41.- Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo. El daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley.

Las autoridades proveerán a la protección de este derecho, a la utilización racional de los recursos naturales, a la preservación del patrimonio natural y cultural y de la diversidad biológica, y a la información y educación ambientales.

Corresponde a la Nación dictar las normas que contengan los presupuestos mínimos de protección, y a las provincias, las necesarias para complementarlas, sin que aquéllas alteren las jurisdicciones locales.

Se prohíbe le ingreso al territorio nacional de residuos actual o potencialmente peligrosos, y de los radiactivos.

El art 41 de nuestra Carta Magna, nos otorga el DERECHO a un ambiente sano y nos entrega el poder de denunciar a quien ponga en peligro la preservación, por lo tanto entendiendo a la Constitución Argentina como ley de leyes, tenemos la obligación de denunciar a quien causare delitos de contaminación.

Los vecinos de la colonia presentaron un Amparo en la justicia ordinaria y esta falló en contra de los denunciantes con «estudios científicos» de dudosa legitimidad. Posteriormente, el Sr. Néstor Marsilli, uno de los vecinos de Colonia Belgrano, realizó una denuncia ante el CORUFA (Consejo Regulador del Uso de las Fuentes de Agua), que devino en un convenio con la empresa «El Carmen», fabricante de los jugos CITRIC, para la compra e instalación de un sistema de tratamiento de efluentes para esa fábrica dentro del área industrial y posteriormente el mismo vecino, al tratarse de un delito federal, realizó la denuncia correspondiente ante la Policía Federal.

Panadería Belén

Si algo sabemos los Argentinos es que nada es gratis, y no sólo Marsilli tuvo que pagar las costas del amparo, sino también bancarse decenas de viajes a Concepción del Uruguay (secretaría de ambiente), Paraná (secretaría de ambiente y Corufa), amén del lucro cesante que le ocasionaban estos viajes, dejando de producir, para atender estos menesteres. (El hombre es citricultor)

Sabido es que no todas las empresas dentro del área Industrial Municipal Chajarí contaminan de igual manera, pero el foco de estas acciones está puesto en toda el Area Industrial Municipal que administra el gobierno de Chajarí, y que ni siquiera realiza el tratamiento los efluentes cloacales. Es más, muchos de los vertidos, circulan en superficie.

Nos rasgamos las vestiduras cuando un extranjero compra tierras cerca de cursos de agua, «por miedo a que se la lleven», pero no reaccionamos igual sobre denuncias de contaminación que literalmente «desperdician» millones de litros de agua dulce, y ante la falta de presión comunitaria, las denuncias terminan durmiendo en el cajón de algún juez, fiscal o vaya a saber de quien, pero que duermen..casi no hay dudas.

Según los habitantes de esta zona, la contaminación del agua, el aire y el suelo es evidente y ha sido comprobada por estudios realizados por la Secretaría de Ambiente de entre Ríos, Fiscalía, organizaciones ambientales y profesionales de la salud (de manera particular).

Hasta el mismísimo juez Federal que entiende en la causa se apersonó para conocer el funcionamiento de una de las empresas que recientemente había instalado un sistema de tratamiento para sus vertidos industriales. Hubo allanamientos, nuevos muestreos por parte de Prefectura, pero sin embargo, a pesar de las pruebas, la justicia no ha tomado medidas efectivas para remediar la situación.

Lecho del arroyo «Las alpargatas» a pocos días de la toma de muestras para realización de análisis bioquímicos.

En este sentido, los vecinos se sienten abandonados por las autoridades y exigen que se tomen medidas concretas para garantizar la salud y el bienestar de la comunidad. (ya hay jóvenes con serios problemas de salud) Además, solicitan que se realicen investigaciones exhaustivas sobre las posibles consecuencias a largo plazo de la contaminación en la salud de las personas y el medio ambiente, teniendo en cuenta que ya se encuentra contaminada el agua de la napa de la que se proveen los vecinos y también la escuela Manuel Belgrano.

Esta denuncia es un llamado de atención a las autoridades para que se tomen medidas efectivas y se agilice la justicia en casos de contaminación y protección ambiental. Desde nuestro medio estaremos atentos a los avances de esta situación y seguiremos informando a nuestros lectores sobre noticias relevantes en la provincia de Entre Ríos.

FM del Este 100.5

2 comentarios en ««Una justicia lenta no es justicia, es una negación de los derechos de la comunidad»»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.