Megajuicio: «El crecimiento económico de Aguilera coincidió con la gestión de Sergio Urribarri»

En los alegatos del megajuicio la fiscal Yedro reiteró que Juan Pablo Aguilera era dueño de Tep y Next. «Las empresas se crearon para hacer negocios con el Estado».

La fiscal Patricia Yedro inauguró este lunes la etapa de alegatos de clausura en el denominado megajuicio donde se tratan de establecer las responsabilidades penales en hechos de corrupción del exgobernador Sergio Urribarri y otros 12 imputados. En forma detallada y metódica, y apoyándose en prueba documental que ya había sido ofrecida en el proceso, la funcionaria desarrolló su hipótesis acusatoria en relación a la causa de las imprentas. Previamente respondió a los cuestionamientos realizados por su labor en la etapa de testimoniales por algunos de los imputados y sus abogados defensores. “Nos tildaron de arbitrarios, de irresponsables, de inhumanos, siempre estuvimos comprometidos, desarrollamos nuestra labor con absoluta objetividad y comprometidos con el descubrimiento de la verdad”, dijo en su descargo.

Aguilera y los testaferros

Yedro inició su alegato pasadas las 9.30 y dejó en claro que junto a sus colegas Juan Francisco Ramírez Montrull y Gonzalo Badano se iban a dividir los expedientes. Explicó que ella iba a abordar la causa de las imprentas (Nº 31.253) y que contaba con copiosa evidencia que demuestra “que las empresas eran de Juan Pablo Aguilera”. Acerca del imputado y su responsabilidad sostuvo: “Se mantuvo durante cinco años en las sombras, actuando con testaferros. Pudimos acreditar que Tep y Next habían sido creadas para absorber la totalidad de las contrataciones de la publicidad en la vía pública”. Y en ese marco fundamentó que “nacieron ensambladas; Tep nace como una empresa de publicidad y Next lo hace para la confección de objetos de metalúrgica, papelería y tecnología. No es casualidad que el nacimiento de las empresas sea paralelo a la actividad como funcionario de Juan Pablo Aguilera”.

Yedro edificó su alegato en una profusa prueba documental y testimonial con el objetivo de acreditar que la titularidad de las compañías correspondía a Juan Pablo Aguilera. Recordó la declaración del exlegislador Hugo Berthet cuando habló sobre un encuentro con Aguilera, quien admitió que tenía una imprenta con amigos. “Ese emprendimiento, esa imprenta que él tenía con amigos, era la agencia 5 Tipos (donde participaban los imputados). Resulta indudable que con Urribarri el negocio de la publicidad le iba a resultar rentable”, afirmó la integrante del Ministerio Público Fiscal.

Según Yedro: “La hipótesis respecto de la titularidad de las compañías no es antojadiza, el hecho de que Aguilera era el dueño de las empresas era un secreto a voces en Paraná. La hipótesis acusatoria se basó en la evidencia, la prueba que teníamos nos decía que quien decidía y actuaba como un gerente era Juan Pablo Aguilera. Todos sabían que él era el dueño de las empresas. Exhibimos correos y mensajes, comunicaciones privadas, de personas que pedían reunirse con él”.

El defensor Emilio Fouces al hacer su ingreso a Tribunales.

El defensor Emilio Fouces al hacer su ingreso a Tribunales.UNO/Juan Ignacio Pereira.

También retomó el testimonio de Omar Ciscato, titular de la imprenta Ciscato de Santa Fe. Según reprodujo Yedro, el empresario dijo haber viajado a Paraná para reunirse con Aguilera. Allí le confió que era el dueño de las empresas.

Otra de las testigos, Leticia Vieira, empresaria del rubro de la publicidad, “declaró que el referente de 5 Tipos era Aguilera”, se aportó desde la acusación pública. Los allanamientos realizados en el domicilio legal de las empresas, en calle Racedo, también sustentaron el marco probatorio del alegato de la Fiscalía. Fue en ese lugar donde por primera vez se conoció el hallazgo de un disco externo, y que había sido arrojado a la casa de una vecina cuando llegaron los investigadores.

Panadería Belén

Disco externo y objeciones

En el comienzo del juicio la incorporación como prueba de ese dispositivo informático fue objetado por los abogados defensores. Finalmente esa petición fue rechazada por el tribunal y se pudo conocer su contenido. “El disco externo secuestrado confirma que Aguilera era el dueño de las empresas. Allí hay archivos con el nombre de ‘Agenda Juan’. Allí se iban desglosando ítems como Chajarí, carteles rutas, parador de Mar del Plata, luego Presupuesto de 2016, Municipalidad de Paraná, garitas, firma del contrato de alquiler, ‘Palito Orabona’, Municipalidad de Concordia, inscripción de Visual Ilusión. Temas de reunión con Lisandro Minigutti y garitas de la Municipalidad. Estos ítems demuestran que eran temas donde solamente podía intervenir Aguilera”, planteó la fiscal Yedro.

En ese pasaje reiteró que en ese dispositivo “de los metadatos surge que este documento fue elaborado por Lisandro Minigutti, creado en 2016”. Recordó que la persona mencionada se desempeñaba como abogado de Aguilera y asesoraba a su pareja, Luciana Almada, en cuestiones legales. “En ese mismo disco externo encontramos otro documento que prevé el pago de una multa a favor de Aguilera en el caso de que haya demoras en la transferencia de acciones sociales” .

Esteban Díaz, abogado defensor participó ayer de las audiencias.

Esteban Díaz, abogado defensor participó ayer de las audiencias.UNO/Juan Ignacio Pereira.

Señaló que además se halló documentación de la contadora Cargnel, de su desempeño como docente y cuestionó la postura de la defensa ante el secuestro del disco extraíble. “La defensa intentó hacer creer que lo plantó la Policía Federal, con información falsa, que estaba armado o trucado. Es insólito”, ironizó.

El rol de Vitagliano y Pereyra

En forma categórica y durante casi siete horas, Yedro ilustró a los jueces del tribunal acerca de una logística que respetaba un patrón, donde por ejemplo la contadora Corina Cargnel llevaba el registro de todos los movimientos, de las contrataciones, destinos y montos de dinero. “Era la mano derecha de Aguilera, conocía todos sus negocios, sabiendo que algunos de ellos no eran lícitos. Su papel siempre estuvo muy claro”, fundamentó la fiscal.

Cuando habló sobre el rol de Gustavo Pereyra, empleado del Partido Justicialista, sostuvo que pese a que este declaró haber fundado la empresa Publicitar, en realidad el verdadero dueño era Aguilera. Al detallar el direccionamiento de publicidad en la publicidad estática en favor de Tep y Next, le apuntó a funcionarios de alto rango: “La decisión la tomaba el ministro (Báez) y nadie cuestionaba esa decisión. Había mucha arbitrariedad y discrecionalidad”.

Fuente: Uno Entre Ríos

Autor

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.