La Justicia condenó a municipalidad entrerriana por la contaminación de un arroyo

La Justicia hizo lugar parcialmente a una acción de amparo presentado por un vecino del barrio Vicoer 101 Viviendas y condenó a la Municipalidad de Paraná a regularizar, en el plazo de 75 días, las conexiones cloacales que estarían contaminando ese sector de la ciudad.



En una resolución que firmó este sábado 7 el titular del Juzgado Civil y Comercial Nº 5, Mariano Andrés Ludueño, dispuso hacer lugar “parcialmente a la acción de amparo ambiental” interpuesta por Martín Adolfo Apaldetti en contra de la Municipalidad de Paraná, le ordenó a la Comuna “regularizar la situación de desagües cloacales y pluviales que se estén volcando al afluente del arroyo Antoñico que atraviesa el inmueble propiedad del amparista, debiendo informar y acreditar las medidas tomadas a tal fin en el plazo de 75 días a partir de las presentes”.

Además, el magistrado dispuso que la Municipalidad lleve adelante, también en el plazo de 75 días, “un estudio de impacto ambiental que analice el suelo, napas y afluente del arroyo Antoñico en la propiedad del amparista y en el Barrio Vicoer 101 Viviendas, como así también un plan para asegurar el funcionamiento correcto del sistema que gestiona los residuos cloacales en dicho barrio”.



El día 1° de abril de 2014, Graciela Nilda del Carmen Apaldetti, Martín Adolfo Apaldetti, Germán Ignacio Apaldetti y Carolina del Carmen Apaldetti ingresaron un reclamo al entonces secretario de Medio Ambiente de la Municipalidad de Paraná, Leonardo Marcelo Centurión, y alertaron por los daños que provocaba en su propiedad “la presencia habitual de aguas servidas en la vía pública, sobre la intersección de las calles Jorge Newbery y Juan Garrigó, efluentes que vertían desde Avenida Zanni por calle Jorge Newbery, y más precisamente, las aguas que ingresaban desde calle Juan Garrigó hacia calle Villa Hernandarias y por medio de unos tubos de hormigón de un metro de diámetro aproximadamente”.

Esa cañería, alertaron, habían sido colocados en 2014 “de manera ilegal e irregular por personal municipal, con la utilización de vehículos y maquinaria de propiedad del municipio, que cruzan por debajo de las vías del ferrocarril y permiten el ingreso de efluentes domésticos y aguas pluviales al predio de propiedad del Sr. Apaldetti, contaminando, erosionando y socavando el suelo cada vez más, incluso en temporadas de mayores precipitaciones, debido al caudal de agua que ingresa, provoca la inundación de dicha parcela, afectando gran parte del terreno y el barrio, causando todo esto un gran impacto en el medio ambiente, calidad de vida y salud de la población de la zona”, según el texto de la presentación que se hiciera al actual intendente Adán Bahl.

“Lamentablemente -señala el texto- ese reclamo nunca fue atendido ni abordado, no se tuvo una respuesta formal de parte del Municipio y tampoco se inició obra alguna que permita hacer cesar y/o reparar el daño causado”. Así fue como el 27 de abril de 2022 se presentó una nueva nota al Municipio y se solicitó “la exención de pago del impuesto municipal de la propiedad damnificada y la posterior ejecución de obra que permita restituir al estado en que se encontraba el bien antes de que se produzca el hecho generador de los daños referidos. En la misma se manifestó también la preocupación por el nivel de contaminación y el impacto ambiental que esta situación genera. A raíz del reclamo, distintos funcionarios se apersonaron en el lugar para observar tamaña ilegalidad y violación a la propiedad privada”.



Pero, apunta la presentación ante el intendente Bahl, “inexplicablemente, y a pesar de las presentaciones y petitorios oportunamente realizados, el día 7 de diciembre de 2022 un vecino del predio en cuestión, se comunicó informando que un camión de la Municipalidad de Paraná -unidad 633- alrededor de las 8:30 am estaba descargando residuos en la parte trasera del terreno -sito en la intersección de las calles Garrigó y Jorge Newbery-, y que habían arrojado residuos orgánicos en descomposición, a juzgar por el fuerte olor nauseabundo y putrefacto que emanaba. Toda esta situación se constató y quedó registrada en distintas fotografías que se tomaron en el momento y que acreditan lo sucedido. En consecuencia, se realizó la correspondiente denuncia policial en la comisaria decimotercera de Paraná”.

En el mes de diciembre de 2022, y con presencia de escribana pública se extrajeron muestras del agua que ingresaba al terreno para ser analizadas. “El estudio arrojó resultados que confirman la contaminación del agua que circula por la propiedad privada del denunciante y por el barrio, a cielo abierto y contiguo a espacios verdes y plazoletas, donde a diario los niños de la zona juegan e interactúan con los altos niveles de contaminación”, dice la presentación.

Pero como a nivel administrativo no hubo respuesta de parte de la Comuna, Apaldetti acudió con un recurso de amparo a la Justicia.
El martes 22 de agosto se conoció la decisión del juez en lo Civil y Comercial N°5, Mariano Andrés Ludueño, que resolvió tener por interpuesto juicio de amparo ambiental contra la Municipalidad de Paraná por parte de Martín Adolfo Apaldetti, acción judicial a través de la cual pretende que se ordene a la Municipalidad “a que proceda, en el plazo que fije la sentencia, a la regularización de la situación de desagües cloacales y pluviales en la zona denunciada que se ubica a 30 metros aproximadamente de calle Juan Garrigó, hacia el sentido cardinal oeste, por haber colocado la Municipalidad de Paraná tubos de desagüe por debajo y de manera transversal a las vías -nacionales- del Ferrocarril Gral. Urquiza”.

Apaldetti también solicitó que por vía judicial “se proceda a la realización de las obras o modificaciones necesarias para evitar que los desechos domésticos y/o aguas pluviales mezcladas con los mismos, ingresen al predio del accionante; y como acción de reparación la reposición de las cosas al estado anterior, cuando fuera posible y en consideración con la extensión del daño causado”.

Fuente: SIC STJ – Entre Ríos Ahora

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.