“Con esta inflación es imposible vender paquetes turísticos”

Las agencias que congelan los precios tras el pago anticipado del cliente caminan por la cornisa. “Hay que facilitar la salida de turistas argentinos al exterior”, sostiene Gregorio Werchow, secretario de Turismo de CAME.

Por Francisco Caminada

La Encuesta de Ocupación Hotelera del Indec representa una foto precisa del mercado turístico en esta Argentina apaleada por la crisis. El documento exhibe un aumento del 6,8% en el total de viajeros durante el mes de febrero respecto al mismo periodo del año pasado, impulsado mayormente por turistas extranjeros. La inflación hace mella en el bolsillo de los argentinos.

Gregorio Werchow, secretario de turismo de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), asegura que “estamos pasando por un momento muy delicado, no sólo desde el punto de vista económico, sino también político, electoral y en las expectativas”.

El directivo reclama el entendimiento de “los que manejan la economía” sobre un punto clave, el cepo cambiario: “El turismo necesita de igual manera del ingreso como el egreso de turistas porque las aerolíneas cuando ven que no es rentable se retiran del destino y luego es muy difícil que vuelvan”.

¿Qué tanto se va a ver reflejado en los precios esta suba tan exponencial del precio del dólar?

En cuanto al turismo interno, el principal cáncer que tenemos es la inflación, es el obstáculo más grande ya que esta se tiene que trasladar a los precios. Con estos índices inflacionarios no hay ninguna actividad productiva de la Argentina que se vea favorecida. Por otra parte, el turismo emisivo en el exterior está totalmente fuera del alcance de los argentinos. Los que manejan la economía deben entender que el turismo funciona como una avenida de doble mano, así como nosotros queremos recibir turistas extranjeros también tenemos que darle la posibilidad a quienes quieran irse. Le doy un ejemplo: las compañías aéreas buscan tener las butacas ocupadas para mantener la sostenibilidad del destino. Si se reduce el porcentaje de estas, por la baja afluencia de turistas que viajan, las aerolíneas cuando ven que no es rentable se retiran del destino y luego es muy difícil que vuelvan.

¿Un dólar a 500 atrae más turistas del exterior?

Para el turismo receptivo este aumento del dólar puede favorecer la llegada de turistas internacionales, ya que con este cambio se van a ver beneficiados. Pero esto también nos puede perjudicar muchísimo la salida de gente, que esto implique la disminución de la ocupación y salida de vuelos de aerolíneas internacionales.

¿Recuperaron el nivel de actividad prepandemia?

El caso de movimientos de cabotaje, frecuencias de vuelo y demás hoy estamos igual o mejor que en prepandemia. Con respecto a vuelos internacionales estimo que estamos en un 60% o 65%. Hay compañías internacionales que por la pandemia se fueron, el ejemplo más concreto es de LAN que tenía muchas rutas por América Latina y vuelos de cabotaje, sobre todo al norte. Hoy Aerolíneas Argentinas no tiene la capacidad, ni en máquinas ni en infraestructura, como para suplir todos esos destinos.

PREVIAJE

¿Cuál es su opinión sobre el programa Previaje?

En primera instancia fue una medida extraordinaria para la reactivación de la actividad turística, que estuvo un año y medio paralizada. El Previaje 3 y 4 han tenido ciertos cambios en el formato, donde la intención era aplicarlos en temporada baja, en los destinos emergentes. Pero la realidad es que se dio muy poco tiempo a los prestadores de servicios para inscribirse y luego la comercialización también era bastante restringida. El mejor Previaje fue el segundo, en donde se vio reflejado en el movimiento y los fondos destinados.

¿Debería continuar?

Mi opinión es que, para los casos de emergencia, en las localidades en emergencia, debería existir sin ninguna restricción. Por ejemplo, con los incendios de Corrientes la actividad turística se vio muy perjudicada y ahí debería haber entonces una herramienta como ésta para fomentar que se viaje a ese destino, y que no se caiga turisticamente. Mismo caso es el de las cenizas volcánicas en el sur. Tiene que haber algo instrumentado para que cuando ocurre un desastre como estos, de inmediato se pueda salir a asistir. Nosotros hemos bregado desde CAME para que esto se implemente por ley, aunque no lo hemos conseguido. Saliendo por decreto cada vez hay que empezar de nuevo con la gestión, tanto política como económica. Tiene que salir por ley, de común acuerdo entre la actividad oficial y privada de las instituciones sectoriales.

Cambió la modalidad a la hora de tomarse vacaciones. ¿Cómo impacta en el sector?

El formato de las vacaciones ya no es lo mismo. Hace 15 o 20 años la gente se tomaba todos los días juntos en enero o febrero. Hoy en día, estos siete fines de semana largos que generalmente tenemos por año generan en nuestro país más movimiento de turistas e impacto económico que las vacaciones de invierno.

Muchos empresarios del sector congelan precios cuando se hace la reserva. ¿Cómo quedan parados frente al fogonazo inflacionario?

Si uno hace la reserva y paga la totalidad, tiene derecho a reclamar el servicio. Hay que tener mucho cuidado con las ventas a futuro en el país. Los prestadores lo hacen con el objetivo de que les ingrese dinero, y luego se ven imposibilitados de prestar el servicio. Hemos visto en el último tiempo que lo que ha pasado, con agencias de turismo muy grandes, es que han tenido que irse por problemas de índole legal. Con una inflación mensual del 7% es imposible vender a futuro dentro del país.

¿Cuánto empleo registrado genera el sector?

Es difícil de saber, es imposible englobar a todas las áreas de la actividad turística como para dar una cifra. Por ejemplo, la gastronomía es realmente un elemento fundamental dentro de lo que es el turismo, pero allí también atiende a lo no turístico. Distinto es el caso de la hotelería, que es meramente perteneciente a la actividad del turismo ya sea por ocio, actividades profesionales como congresos o deportivas.

EXPECTATIVAS

¿Qué esperan para las vacaciones de invierno?

Todavía nos quedan algunos fines de semana largos antes, pero siempre tenemos esperanza de tener un periodo vacacional bueno. Aunque no nos olvidemos que estamos pasando por un momento muy delicado, no sólo del punto de vista económico, sino también del político, electoral y de las expectativas. Tenemos un contexto de país pésimo, la clase política en general no contribuye para bajar los decibeles, y esto por supuesto no colabora con el estado anímico que debemos tener. La incertidumbre es uno de nuestros enemigos más grandes, no tener la certeza de saber qué pasará y que no dependa de nosotros.

¿Cuál es la expectativa sobre los beneficios que pueden generar en el turismo, hotelería y gastronomía de las economías del interior del país la realización del Mundial sub 20?

Sin lugar a dudas nos ha posicionado como un destino turístico, ha sido muy importante para el reposicionamiento de Argentina en el mundo. Lo deportivo es muy importante para el desarrollo turístico, genera un movimiento muy relevante en todo sentido.

La Prensa

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.