Se cayó la sesión en el Senado para votar la ampliación de la Corte Suprema

Desde el oficialismo argumentaron que se pospone por problemas de salud y de algunos senadores y por complicaciones en el transporte; la oposición sospecha que tengan los votos.

Déborah de Urieta

Se cayó la sesión en la que el Frente de Todos preveía darle media sanción a la ampliación de la Corte Suprema de Justicia. Desde el oficialismo consideraron que «no es momento» de tratar la iniciativa y aseguraron que los números los tienen.  

Si bien la convocatoria no había sido oficializada, hasta las primeras horas de la tarde desde el Frente de Todos daban por descontado que mañana habría sesión para aprobar y girar a Diputados el proyecto impulsado por 16 gobernadores cercanos a Casa Rosada, que busca llevar a 25 el número de miembros del Máximo Tribunal. 

¿El objetivo? Darle una «mirada federal» al organismo. Es que el texto propone que se nombre un supremo por cada provincia, uno por la CABA y otro en representación de la Nación.

La sesión primero sería el 14 de julio. Pero la semana pasada, en medio de la sesión en la que se aprobó el alivio fiscal para monotributistas y autónomos, trascendió que se adelantaba para este jueves para que el debate no caiga en medio del receso invernal.

Pero finalmente, la sesión tampoco se producirá mañana. En las últimas horas, se encendieron las alarmas en el oficialismo. No solo porque el rionegrino Alberto Weretilneck mantuvo firme su postura de no negociar con el Frente de Todos; en el recinto se mantendría fiel a su propio proyecto, que busca llevar a 16 los miembros de la Corte.

Quien tampoco cedió fue el oficialista Adolfo Rodríguez Saá. Hasta último momento, mantuvo se mostró reticente a la iniciativa. «Su hermano (el gobernador Alberto Rodríguez Saá) es autor del proyecto, y con su hermano nada va a compartir», dijo una fuente parlamentaria que ya daba por descontado el acompañamiento del puntano. «No lo acompaña porque él tiene su proyecto», dijeron desde el entorno del senador a El Cronista

Aún así, desde el Frente de Todos estaban confiados en conseguir el quórum primero y los votos después para que la iniciativa reciba el visto bueno en la Cámara que preside Cristina Kirchner. 

A los 34 votos del oficialismo estimaban que podían sumarle el de algún que otro aliado. Y, en caso de empate, la Vicepresidenta inclinaría la balanza a favor del proyecto.

La explicación que dieron fue que «algunos senadores están con problemas de salud y otros para conseguir transporte», por lo que acordaron posponerla. De paso, dejaron en claro que los números no eran el problema

«Teníamos 36», dijeron desde la bancada que preside José Mayans tras anunciar la suspensión del debate. «Pura lógica, si tienen número, avanzan. Siempre se manejaron así», dijo una importante fuente parlamentaria de la oposición, que puso en dudas los argumentos que divulgaron desde el Frente de Todos.   

Según pudo saber El Cronista, la decisión tuvo que ver con la crisis interna que atraviesa el Frente de Todos. «No es momento», dijeron fuentes parlamentarias a este medio. Y, si bien Juntos por el Cambio no tenía previsto dar quórum sí bajaría al recinto para dar el debate y se los plantearía a lo largo de toda la jornada. 

Fuente: El Cronista


Volver:

Autor

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.