Otras dos provincias resolvieron no abonar el bono de $ 60.000 y ya son 14 las que no adhieren a la medida de Massa

El anuncio del candidato oficialista no encuentra adeptos y desde las gobernaciones esperan un giro que no va a llegar para apoyar la medida.


Pese al reclamo del presidente Alberto Fernández para que los gobernadores hagan el esfuerzo financiero de pagar el bono a cuenta de paritarias dos nuevas provincias confirmaron su rechazo a abonar esa suma fija y en total ya son catorce.

De esa forma, los mandatarios de más de la mitad de los distritos del país se mantienen en su postura de privilegiar las negociaciones paritarias que mantienen abiertas con los gremios de empleados públicos.

Y al parecer, en este dilema nada tiene que ver el color político, ya que San Juan y Chaco, gobernadas ambas por el peronismo, se sumaron a los otros doce distritos del país que ya habían adelantado su negativa al bono de 60 mil pesos en dos cuotas que anunció el domingo pasado el ministro de Economía, Sergio Massa, para paliar los efectos de la devaluación post elecciones primarias.

Esta postura es compartida por la Ciudad de Buenos Aires y las provincias de Santa Fe, Misiones, Córdoba, Jujuy, Entre Ríos, La Pampa, Neuquén, Catamarca, Tucumán, Salta y Santa Cruz.

Hasta ahora solo confirmaron este pago cuatro provincias: Mendoza, La Rioja, Santiago del Estero y Chubut. En tanto, las seis provincias restantes están definiendo qué hacer.

En los recientes casos de Chaco y San Juan, para su negativa utilizaron prácticamente los mismos argumentos que las demás provincias.

“Se tomaron decisiones (para acompañar el salto inflacionario) antes de los anuncios (de Massa). Esas decisiones fueron definidas con los mismos gremios del sector público”, detalló el ministro de Gobierno provincial chaqueño, Juan Chapo. En la postura contraria, Chubut fue la última provincia en anunciar que se plegará al pago del bono sugerido por la Nación, ya que el gobernador Mariano Arcioni dispuso “acompañar las medidas de Massa, respecto de este bono que implica dos cuotas en septiembre y octubre de $30.000 pesos”, adelantó su ministro de Economía, Oscar Antonena.

De todos modos se percibe poco probable que los gobernadores cambien su parecer tras las palabras del jefe de Estado y todo indica que la manera de destrabar la situación sería una negociación Nación-provincias que incluya algún giro de fondos. Esto último no estaría en los planes del Gobierno nacional, que respetará la autonomía de las provincias y no las obligará a pagar el bono y así dejar que cada gobernador que resolvió no acompañar la medida, pague el costo político de su decisión.

Fuente: La Prensa

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.