La oposición impugnará en la Corte la nueva candidatura de Gildo Insfrán, que lleva 28 años como gobernador

Fernando Carbajal, precandidato en la provincia por JxC, dijo que si bien la Constitución local no fija límites, están en juego principios republicanos de la Constitución Nacional

Ir a notas de Martín Boerr

Martín Boerr

Los recientes fallos de la Corte Suprema de Justicia que suspendieron las elecciones en San Juan y Tucumán abrieron un nuevo panorama para la oposición de Formosa, que impugnará por “inconstitucional” la candidatura de Gildo Insfrán a una nueva reelección.

Insfrán se presentará como candidato a gobernador en las elecciones que convocó para el próximo 25 de junio. Va por su séptimo mandato consecutivo y si triunfa, se sumará 32 años ininterrumpidos en el poder.

“Lo que en realidad está pasando acá es la deformación del sistema, porque la reelección indefinida ha producido desde hace 28 años que no haya renovación en el Poder Ejecutivo”, dijo el diputado nacional de Juntos por el Cambio Fernando Carbajal, precandidato a gobernador en la provincia.

Carbajal dijo que cuestionarán ante la Corte la candidatura de Gildo Insfrán, que aún no es oficial, pero ya fue anunciada. “Desde la UCR esperamos que Insfrán presente su candidatura para avanzar con la impugnación”, dijo anteayer Agostina Villagi, abogada y diputada provincial de Formosa.

Pero Carbajal afirmó hoy que podrían no esperar a que la candidatura se oficialice y aprovechar este momento donde la Corte “está mostrando mucha decisión”.

Carbajal es uno de los principales adversarios políticos que tiene Insfrán en Formosa. De origen radical, es un exjuez federal subrogante que durante la pandemia habilitó el ingreso de muchos formoseños varados en el límite con Chaco, impedidos de ingresar a Formosa por el férreo régimen sanitario ordenado por el gobernador.

Luego, renunció a la Justicia y se presentó como candidato en las elecciones de 2021, en las que fue elegido diputado nacional.

La reelección indefinida

Insfrán llegó al poder en 1995 y se suponía que iba a dejarle su lugar, tras un primer mandato, a su socio político Vicente Joga (de quien había sido vicegobernador en entre 1991 y 1995).

Pero Insfrán, veterinario de Laguna Blanca, se distanció de Joga. Después, forzó una interpretación de la Constitución provincial, que en ese momento indicaba claramente que Insfrán debía dar un paso al costado y no podía optar por un tercer mandato seguido.

Entonces, la Constitución formoseña -sancionada en 1957- decía que no se podía permanecer por más de dos períodos seguidos en el cargo de gobernador o vice (indistintamente). Y que para regresar al poder era necesario dejar pasar un período de gobierno.

En 1999, Carbajal, entonces apoderado de la UCR Formosa, se presentó ante la Corte Suprema solicitando que intervenga, pero la Corte del gobierno de Carlos Menem no hizo lugar al planteo, argumentando que era una cuestión que debía resolver la Justicia formoseña.

“La Corte menemista de entonces dijo que se trataba de una cuestión de derecho público local”, señaló Carbajal, esta mañana, en declaraciones a El Litoral Radio.

Más tarde, en 2003, ya consolidado su poder, Insfrán reformó la Constitución provincial, que ahora indica, en su artículo 132, que “el gobernador y el vicegobernador durarán cuatro años en el ejercicio de sus cargos y podrán ser reelectos”.

Para Carbajal, también ese artículo puede ser reinterpretado y no necesariamente indica que el gobernador puede quedarse de manera indefinida en el poder, ya que eso afecta los principios republicanos y choca contra el artículo 5 de la Constitución Nacional.

Para el exjuez federal, “el dato central no es la suspensión de las elecciones” sino “la decisión de la Corte de tomar este tema que existe en las provincias feudales y empezar a poner límites a las libres interpretaciones que se hicieron de las constituciones provinciales”.

Martín Boerr

La Nación

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.