“El nene era muy contestador y lo maté”: la escalofriante carta que dejó el hombre que asesinó a su pareja y a su hijo

Marcelo Fabián Ene dejó un texto escrito a mano en el que aseguró que recibía malos tratos y era “insoportable y estresante” convivir con sus víctimas.

Marcelo Fabián Ene, el hombre que asesinó a su pareja y al hijo adolescente de ésta y luego colocó sus cuerpos dentro del freezer de su casa de Olavarría, tras lo cual se suicidó, dejó una carta en la que confesó que cometió los ataques con una maza porque recibía malos tratos y era “insoportable y estresante” convivir con sus víctimas, y explicó que congeló los cadáveres “para que puedan velarlos”.

“Yo sé que no se justifica lo que hice. Fue una reacción de la cual me arrepiento”, escribió al inicio del texto escrito a mano de dos carillas.

Al hacer referencia a que recibía malos tratos de parte de la mujer, dijo que estaba “cansado” de llegar del trabajo y tener que hacer las cosas de la casa como “cocinar”, “lavar los platos” o hacer “los mandados”.

“Yo era una mucama acá” y “me llenó los huevos” son otras de las frases de la carta del homicida, que está repleta de faltas de ortografía.

“Era algo insoportable y estresante llegar todos los días de trabajar y problemas tras problemas y yo no hacía más nada que trabajar, cocinar y dormir”, señaló Ene en la carta donde además se quejó de que su mujer no lo dejaba hablar con sus amigos, tomarse una cerveza o salir con la excusa de hacer “un mandado” porque desconfiaba de la relación que podía tener con la almacenera.

“El jueves exploté”, confesó y detalló cómo cometió los crímenes de su pareja, María Sandra Aguer (53) y del hijo de ella, Thiago Contreras (13), de quien dijo que era un “maleducado”.

“Me levanté sin decir nada, agarré el martillo, entré a la pieza sin mediar palabras y le di 10 martillazos en la cabeza y luego fui al futón y le di otros 10 martillazos al pendejo (sic)“, a quien acusó de ser “maleducado, prepotente, caprichoso y altanero”, entre otros calificativos.

“Fui un hijo de mil puta. Solo me queda pedir perdón, pero el perdón no arregla lo que hice. No le digan a mi vieja, tírenme al arroyo y listo”, cierra la carta.

Finalmente, en una posdata, explicó que decidió congelar los cuerpos de ambas víctimas en el freezer del domicilio para poder velarlos.

“Los metí al freezer para que puedan velarlos como corresponde”, dice esa frase final.

El caso que conmocionó a Olavarría

El hallazgo de los tres cadáveres se produjo en un domicilio de la calle Lisandro de la Torre al 5000, luego de que efectivos de la comisaría 2da., del Comando de Patrullas y la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Olavarría acudieron al lugar tras un llamado al 911.

Crimen en Olavarría. Foto: Gentileza Infocielo

Al ingresar a la propiedad, los efectivos encontraron en el interior de un freezer los cuerpos de Aguer y de su hijo Thiago, mientras que en un pasillo hallaron ahorcado al hombre, quien era la actual pareja de la mujer, pero no el padre del adolescente.

Los investigadores constataron que no había denuncias previas por episodios de violencia de género por parte de Aguer hacia su pareja.

Canal 26

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.