Con recursos del estado, Luana Volnovich incorporará al PAMI a 200 empleados fijos, y varios no tienen ni el secundario completo

Como las reglas le impiden hacerlo, la directora de la obra social de los jubilados y referente de La Cámpora les dará un año de tiempo para que consigan el título.

Lucía Salinas

Lucía Salinas

En veinte días, a partir del 1 de abril, 206 trabajadores que se encontraban contratados en el PAMI pasarán a planta permanente, por decisión de la titular del organismo, Luana Volnovich. En la resolución hay una salvedad: la ley exige que para ingresar al Estado los aspirantes deben presentar el título secundario, y como parte de quienes integran el listado no cumplen con dicho requisito, se decidió firmar una excepción, reservando el cargo por 365 días y mientras tanto seguirán trabajando bajo otra modalidad de contratación.

La resolución 2022-263 tiene en la firma digital las 15:11 y lleva la firma de la directora Ejecutiva del PAMI e integrante de La Cámpora, Luana Volnovich. A esa hora Máximo Kirchner se encontraba en su despacho de la Cámara de diputados, ya se sabía que no iba a bajar al recinto donde se discutía el acuerdo para la refinanciación de la deuda, que el Gobierno firmó con el FMI.

Al momento de justificar la medida, Volnovich sostuvo en la resolución que es «necesario dotar a este Instituto de los recursos humanos idóneos para el normal cumplimiento de las acciones que le son propias, a efectos de brindar las prestaciones médico–asistenciales acorde la demanda de la población a quien debe prestar cobertura».

Pero después, dedica diez párrafos de la resolución a explicar la situación -sin especificar cantidad-, de las personas que no cumplen con una de las exigencias detalladas en las Políticas de Ingreso al Estado: haber terminado la escuela secundaria.

Al respecto, la directora del PAMI explicó que estudios tanto nacionales como internacionales, «han dado cuenta que la retención y terminalidad de estudios continúa siendo uno de los mayores desafíos de los sistemas educativos de América Latina» y que las causas que generan el abandono escolar «son múltiples, complejas y variadas». Dijo que pese a ello «la necesidad y el derecho al trabajo en los y las jóvenes es el factor de preponderancia«.

Para la titular del PAMI la presentación del título secundario «deviene en una barrera formal que atenta contra el derecho de acceso a condiciones dignas y equitativas de trabajo«, consideró Volnovich.

La situación causada por el Covid-19 tampoco quedó afuera de los argumentos. Volnovich señaló que la pandemia «agravó las dificultades para la terminalidad educativa, en adolescentes y jóvenes» siendo «los sectores más desfavorecidos los que sufrieron mayores dificultades para la continuidad de sus trayectorias escolares». Recordemos: fue el gobierno nacional quien defendió la no presencialidad en las escuelas durante más de un año.

Antes de explicar cómo se subsanará el faltante del título secundario entre los contratados que pasarán a la planta permanente del PAMI, la titular del organismo habló de «la matriz elitista del sistema educativo, en particular en su nivel secundario», que «refuerza la exclusión de vastos sectores de la población de dicho nivel educativo».

Por ese motivo, decidió que a aquellos que no cuentan aún con su título secundario «les será reservado su puesto por un término de hasta 365 días corridos desde el día de inicio del ciclo lectivo del año siguiente al de su designación». Tienen hasta entonces para regularizar la situación, es decir para terminar la escuela. O conseguir algún título.

Hasta que eso suceda, «la persona trabajadora continuará prestando tareas bajo la modalidad de contrato de locación de servicios, hasta tanto se den por cumplidas las exigencias para obtener ese título secundario».

Ante la consulta de Clarín, desde el PAMI explicaron que el pase a planta de las 206 personas, «es la regularización del personal contratado del instituto de 2006 en adelante. En ese sentido se garantiza la igualdad de derechos y condiciones laborales de todas y todos los trabajadores».

La diputada opositora y antecesora de Volnovich en el PAMI, Graciela Ocaña, se opuso a la excepción, al decir que «los jubilados necesitan profesionales en PAMI que le brinden atención de calidad y no un aguantadero de militantes políticos. Y se refirió al contexto político: «Mientras Máximo y La Cámpora le niegan los votos al Presidente para el acuerdo con el FMI, se ocupan de acomodar a militantes pasando los contratados temporarios a planta del PAMI».

Finalmente, la referente de Juntos por el Cambio indicó, «¿No es tiempo de cuidar el bolsillo de los argentinos y ajustar de una vez por todas el gasto público? Para colmo, justifican la contratación de personas que no tienen el secundario completo por la pandemia. Parece que, aunque no lo diga, Luana Volnovich reconoce el desastre en materia educativa generado por este gobierno y su cuarentena eterna».

Fuente: Clarin.com

Autor

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.