Brutal ataque contra policías:hay tres heridos y un detenido

Una patrulla acudió a la intersección de General Paz y Pago Largo en barrio Arazaty para detener una reyerta. Pero los efectivos, dos hombres y una mujer, se convirtieron en blanco de una agresión con trompadas, palazos y hasta cascotazos. Un móvil resultó con algunas roturas.

Tres efectivos de la Policía de Corrientes fueron blanco de un ataque brutal en el barrio Arazaty de la capital provincial. Un grupo de personas los atacó a golpes de puño, patadas, palazos y cascotazos cuando demoraban a uno de los hombres partícipes de una reyerta callejera.

Como consecuencia de la agresión, el cabo Gabriel Hernán Ortiz acusa hematomas y un corte en el cuero cabelludo; Miriam Elizabeth Ramírez, quien ostenta la jerarquía de sargento primero, tiene excoriaciones, fisura en el dedo de una mano y en la muñeca, mientras que el sargento Ricardo Caballero resultó con lesiones en brazo y pierna derecha.

Perfiles, Fábrica de aberturas, Portones levadizos

Dr. Casillas 805 – 3456 49 41 49 ó 62 04 34

El principal promotor de los incidentes finalizó detenido e imputado en una causa de atentado y resistencia a la autoridad y lesiones. Se trata de Rafael Alejandro Herrera, un empleado municipal de 46 años.

Todo comenzó alrededor de las 21:15 del sábado. Vecinos alertaron a la comisaría Segunda sobre desmanes provocados de parte de personas que, en aparente estado de ebriedad, iniciaron una riña en la vía pública.

El enfrentamiento se trasladó hasta General Paz, entre Pago Largo y Suipacha. Algunos de los protagonistas de esos disturbios serían hombres con prontuario delictivo.

Una patrulla con tres efectivos llegó al lugar con la finalidad de apaciguar, pero apenas el móvil frenó quedó en medio de un ataque de ambas partes enfrentadas, como de sus familias y amigos.

DETENIDO COMO PROMOTOR DE LA AGRESIÓN.

Munidos de palos y piedras, lesionaron a los policías que pedían apoyo de forma urgente, mientras hacían grandes esfuerzos por retener a Herrera.

Panadería Belén

Al lugar acudieron móviles del Grupo de Intervención Rápida y del Comando de Patrullas.

Con el uso de escudos lograron evitar peores consecuencias hasta salir de la zona de conflicto. “Tiraban de todo, había gente con palos y cintos. Los cascotes pegaron en los móviles”, dijo uno de los efectivos partícipes del procedimiento cargado de máxima tensión.

Los policías lastimados debieron recibir las primeras curaciones en la comisaría para después ser asistidos en la guardia del Hospital Escuela.

Fuente: Diario Epoca

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.