Maduro acusa a Colombia de infectar emigrantes para «contaminar» Venezuela

Nicolás Maduro, en una imagen reciente. - AFP

Como si de una nueva serie de ciencia ficción se tratase y «con las pruebas en mis manos», Maduro señaló directamente al presidente colombiano, Iván Duque, de ordenar contaminar de coronavirus a su país

Nicolás Maduro ha ido hoy más allá de sus propios límites al acusar a Colombia de «contaminar» a Venezuela con autobuses llenos de gente infectada. «De un momento a otro empezaron a montar (a los emigrantes venezolanos) en autobuses, les dieron unas bolsitas con unos pancitos, ellos salieron sanos.Presumen que les contaminaron en los autobuses. Alerto a todos de la maldad, de la perversidad», acusó el «hijo de Chávez» en una de sus habituales comparecencias televisivas. 

Como si de una nueva serie de ciencia ficción se tratase y «con las pruebas en mis manos», Maduro señaló directamente al presidente colombiano, Iván Duque, de ordenar contaminar de coronavirus a su país. «Esa esa la orden que ha dado Duque en una reunión infausta. No vamos a permitir que infecte a Venezuela con Covid-19», aseguró el jefe chavista, quien ha ordenado máxima alerta a sus policías y a sus tropas. 

«Hemos decretado el cordón sanitario estricto porque no vamos a permitir que el desbordamiento de casos en Brasil y Colombia y la maldad de Duque contaminen a Venezuela», subrayó el «presidente pueblo». 

En el último parte emitido por el gobierno bolivariano, el número de contagiados en el país asciende a 824, tras los 75 positivos detectados en las últimas horas. De ellos, 67 corresponden a 66 venezolanos procedentes de Colombia y uno de Brasil. «Estoy seguro que la pandemia está controlada en el país y que sólo tiene una emergencia terrible en la frontera», añadió el líder chavista, quien ha ordenado la emergencia sanitaria y los toques de queda en los municipios fronterizos. El plan gubernamental se basa en instalar un hospital de campaña en la frontera y en multiplicar el número de camas, hasta llegar a las 3.000. 

Maduro también demostró su enojo tras conocer que cuatro médicos resultaron contagiados por el virus, «porque están los protocolos de seguridad y hay equipos suficientes. No hay explicación de porqué se contaminan. No acepto este tipo de debilidades en la disciplina, se debe velar por cada trabajador sanitario. Están los guantes, tapabocas, lentes». 

El diputado José Manuel Olivares, oncólogo de profesión, respondió de inmediato al jefe revolucionario: «Nosotros sí sabemos porqué. Porque no hay equipos de bioseguridad, porque no hay agua ni jabón en los hospitales, porque las pruebas tardan demasiados días y no se sabe a tiempo quién está contagiado y quién no». 

La revolución bolivariana no acepta otro relato que el suyo, no sólo en cuanto a los acontecimientos políticos, también con la pandemia. La semana pasada arremetió y amenazó a la Academia de Ciencias Físicas, Naturales y Matemáticas, tras publicar una investigación que calcula que el pico de la pandemia en Venezuela llegaría entre junio y septiembre, con 4.000 casos nuevos por día en el primer mes.

La tesis que mantienen los académicos es que no se puede medir el tamaño real de la pandemia porque las pruebas realizadas son insuficientes. Hasta ahora el gobierno revolucionario ha realizado en torno a medio millón de pruebas rápidas, que se ampliarán a un millón en los próximos días, pero que no cuentan con la aprobación de la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

En cambio, los test PCR sólo se realizan en un laboratorio en todo el país, no más de 100 pruebas al día, en torno a 6.000 en total, lo que supone cinco veces menos que países vecinos como Colombia, Ecuador y Perú.

Fuente: Elmundo.es

Deja un comentario