Coronavirus: “Nos quedamos sin oxígeno”, el pedido desesperado del director de una clínica en el GBA

En las últimas horas debieron derivar a 8 pacientes de terapia intensiva por falta de suministro. “Esto nunca pasó, los proveedores no dan abasto”, dicen desde la Clínica Privada Centro, de General Rodríguez.

«Ya sé que estamos en pandemia, pero esto no pasó nunca, ni siquiera hace una semana. Es de ahora, nos quedamos sin oxígeno y el jueves a la noche, en una situación límite, tuvimos que derivar pacientes de terapia intensiva a otras clínicas colegas que nos hicieron la gauchada».

La preocupación del director de la Clínica Privada Centro, de General Rodríguez, es palpable frente a la segunda ola de coronavirus. «No nos están proveyendo oxígeno y sin oxígeno no podemos tomar pacientes«.

Mariano Cutuli es el director general de una clínica familiar que tiene 140 empleados y una capacidad de 56 camas de piso y 12 de terapia intensiva. Hoy tiene media clínica vacía porque no puede ofrecer la herramienta básica: el oxígeno.

«El proveedor me dijo: ‘No puedo entregarte, no tengo tubos ni termos’, estos últimos utilizados para los pacientes de gravedad, por lo que tuve que derivarlos rápidamente porque corrían riesgo de muerte. Esto nunca pasó, nunca», expresa entre el asombro, la desesperación y el shock.

Debido a que no había cómo trasladar a esos pacientes ni tampoco otros destinos posibles «porque no hay camas en ningún lado» -era la respuesta del call center-, Cutuli apeló al contacto con clínicas colegas «quienes, con una actitud de mucha humanidad, fueron recibiendo -el jueves- a seis personas y este viernes a otras dos, todas de una edad promedio de cincuenta años. Haber actuado rápido y encontrado un destino adecuado para mis pacientes me devolvió el alma al cuerpo».

Contrató un servicio de ambulancias privadas y esos internados fueron derivados a Ramos Mejía, Laferrere y Merlo. «La situación fue estresante para todos, para los pacientes, sus familiares y para nosotros. Yo estuve con los huevos en la garganta, por lo que implica un movimiento semejante en estos tiempos y por los familiares, a los que había que contener».

Cuenta Cutuli que «esta situación de falta de oxígeno no se vio venir, esto sucedió ahora, en esta semana. Y no sé cómo calificar la faltante, a qué atribuirla. Sé que está sucediendo en algunas clínicas de La Plata y Lomas del Mirador, a las que los proveedores de oxígeno los aprietan con repentinos cambios en la forma de pago. Si era a noventa días, piden a treinta y también sucedió que te dicen ‘te lo llevamos si nos transferís la plata ahora’. Por suerte con mi proveedor no sucedió. Aunque intenté abrir el juego y contar con otros que me suministren oxígeno, hoy, en estas condiciones, no toman nuevos clientes«.

El panorama está complicado y cambió repentinamente. «Hasta hace una semana, a nosotros nos llegaba oxígeno cada cuatro o cinco días, ahora se multiplicó y es cada día o día por medio, hay una demanda fuera de lo común. Acá llegan 25 tubos para los pacientes de piso y guardia, y 5 termos -que son más grandes- para la terapia intensiva. Nosotros estamos avisando lo que está sucediendo y les notificamos a FECLIBA (Federación de Clínicas de la provincia de Buenos Aires), nuestro ente regulador para que tome cartas en el asunto».

Dice Cutuli lo complejo que es «rechazar pacientes teniendo disponibilidad, pero no podemos correr el riesgo sino tenemos oxígeno asegurado. Hay un promedio de 150 consultas diarias, el 90 por ciento es por covid, pero desgraciadamente no estamos en condiciones de internar a nadie, lo que si bien sirvió para descomprimir la situación asfixiante, es muy doloroso para esta clínica familiar que funciona desde 1976″.

PS

Fuente: Clarin.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.